Ir al contenido principal

Moniciones para el Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario


MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días (tardes, noches), hermanos y hermanas en Cristo Jesús, bienvenidos sean al inicio de nuestra eucaristía correspondiente a este domingo XXVIII del Tiempo Ordinario.
Hoy estamos llamados a comprender que el Reino de Dios es un banquete al que todos son invitados y tienen un lugar, donde hay alimento para todos y todas, con la connotación de transformar una realidad histórica social mala e injusta en otra buena y justa, el Reino de Dios como en el banquete hay lugar para todos y nos exige corregir las prácticas que vayan en contra de este principio, es decir todo lo que sea anti Reino.
Teniendo esto en cuenta, iniciemos nuestra celebración, poniéndonos de pie y con el canto de entrada.

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA

La imagen del banquete, que nos ofrece el libro de Isaías, nos abre camino para leer en clave profética el evangelio, ya que desde la tradición de Isaías encontramos la invitación al festín, al cual acudirán todos los pueblos y será en el «monte», el lugar del encuentro con Dios. Escuchemos

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA

San Pablo, a partir de la conocida frase «todo lo puedo en aquel que me conforta» nos coloca en la misma línea de Isaías: el Señor Dios saciará todas nuestras necesidades en la persona de Cristo, en la abundancia y en la escasez, en la hartura y el hambre. Cristo lo es todo para nosotros. Prestemos mucha atención a esta lectura

MONICIÓN A LA TERCERA LECTURA

La parábola del banquete, que escucharemos en el evangelio, expresa la relación entre el Señor y sus invitados. Entre éstos hay dos categorías. En primer lugar, unos, que eran dueños de campos y negocios, los cuales, se autoexcluyeron de la propuesta de Reino que nos ofrece Dios. El segundo tipo de invitados estaban en los cruces de los caminos, y eran gente de la calle, malos y buenos de todo lo que hay en la viña del Señor.
Esta diferente actitud nos permite constatar que hay claramente diversas formas de responder al llamado a participar en la construcción del Reino de Dios. Por eso dice el evangelio que «son muchos las llamados y pocos los escogidos». De pie, cantemos Aleluya

EXHORTACIÓN FINAL
SI ME INVITAS, YO QUIERO IR… SEÑOR
Porque necesito disfrutar y sentir,
aun en medio de tantas dificultades y penas,
un momento de dicha y de fiesta,
de alegría y de amistad,
de plenitud, paz y reconciliación conmigo mismo.

SI ME INVITAS, YO QUIERO IR… SEÑOR
Pero bañado con el traje del amor,
inundado con la fuerza de tu presencia,
calzado con el espíritu de las bienaventuranzas.

SI ME INVITAS, YO QUIERO IR… SEÑOR.
¿Me dejarás compartir tu mesa, Señor?
Es tanto lo que me falta para ser un perfecto invitado.
Digo amor, y mis obras se quedan en un vacío pregón.
Pretendo la justicia, y me busco a mí mismo.
Añoro un mundo nuevo, y lo pienso sin Ti.
Trabajo por sobrevivir, y no siempre lo hago mirando al cielo.
¿Aún sigues empeñado en invitarme, Señor?

SI ME INVITAS, YO QUIERO IR… SEÑOR.
Haz que, tu convite, llegué al lugar donde yo pueda responder.
A mi corazón, para que sólo sea para Ti.
A mi alma, para que sienta que vives en mí.
A mi caminar, para que no me sienta sólo ni desamparado.
A mi trabajo, para que mis ocupaciones no me alejen de TI.

SI ME INVITAS, YO QUIERO IR… SEÑOR.
Haz que, mis palabras, suenen a fiesta de fe.
Haz que, mis pasos, no se alejen de tus caminos.
Haz que, mi semblante, sea agradecido por la fiesta convocada.

SI ME INVITAS YO QUIERO IR… SEÑOR.
Contigo, aquí en la tierra, y un día…ojala en el cielo.
Contigo, aquí en el dolor, y un día…en el gozo eterno.
Contigo, aquí en las dudas, y un día…en la gran verdad que me espera.
Contigo, aquí en las sombras, y un día…ante el rostro del Padre. Amén.

Entradas más populares de este blog

El P. Vicente. CAP. 66. LADRÓN NOCTURNO

Homilía para el XXIII Domingo del Tiempo Ordinario

Ez 33,7-9; Sal 94; Rom 13,8-10; Mt 18,15-20
Ciclo A
Por qué no nos importa el bien espiritual de los demás
Del capítulo 16 hemos pasado al 18. Mt comienza una serie de discursos sobre la comunidad. Es la primera vez que se emplea el término “hermano” para designar a los miembros de la comunidad. Hay que notar que este texto está a continuación de la parábola de la oveja perdida, que termina con la frase: “Pues su Padre no quiere que se pierda ni uno de estos pequeños”. El tema de hoy no es el perdón.Los textos lo dan por supuesto y van mucho más allá al tratar de ganar al hermano que ha fallado.
Lo que nos relata el evangelio de hoy es seguramente reflejo de una costumbre de la comunidad de Mateo. Se trata de prácticas que ya se llevaban a cabo en la sinagoga. En este evangelio es muy relevante la preocupación por la vida interna de la comunidad (Iglesia). El evangelio nos advierte que no se parte de una comunidad de perfectos, sino de una comunidad de hermanos, que reconocen sus limitaci…

El «castigo» de ver

Hola mi querido amigo:
Aquí me tienes como cada Jueves. He esperado que llegara este día con ansias, sobre todo porque es el día que podemos platicar un poco más de tiempo, sin los distractores del trabajo, por más que no lo quiera, siempre se hacen presentes cuando estoy contigo, tal vez es por eso que me encantan los jueves, porque son días llenos de ti, el hecho de saber que nos encontraremos por más tiempo, que disfrutaré de tu presencia, de tu amor, de tu paz, de tu silencio, hacen que desde que me despierto, sienta esa emoción extraña en el corazón, y esas ansias de querer hacerlo todo rápido, para poder venir a hablarte y quedarme largo, largo rato contigo. Así que, mil gracias por este momento, por este espacio, por estos minutos de Amor contemplado.
Hace unos días, recordé lo que hace algún tiempo puso como pena por violar una ley de tránsito, un juez de Santa Mónica, en Estados Unidos, a una jovencita imprudente. En aquel entonces, los periódicos mostraron la noticia como a…